Ella es la Poesía. Nacida sevillana, 1983, esta periodista holla los caminos del mundo desdoblándose en las encrucijadas. Es mujer para todo, amiga para siempre, versada en las pasiones, bailarina de lo esbelto y lo dulce, voz desgarrada, manos inmensas. Escribe, fuma y cría versos en el Hércules Mítico, Alameda de Sevilla; el resto es pura Tierra de Nadie. Nace al aire en la antología Nueva Poesía Hispanoamericana (Lord Byron Ediciones, Madrid, 2007) con poemas sobre la mar. Atrás queda toda una vida hecha a vuelapluma. Delante, miles de páginas suyas por olfatear. Prosigue, habla, mi Gloria.

VER O NO VER
La mujer sin piernas
está sentada en el alto taburete
de la barra de un bar.
Fuma despacio,
bebe wiski solo
a tragos cortos,
fugaces.
Siente los ojos lascivos de los hombres
clavándose en su boca de fresa,
en su colmado escote,
en sus hombros desnudos.
Ese gesto, antes,
la excitaba.
Ya no los mira,
ya nunca los mira
Conoce lo que vendrá después.
Bajarán los ojos
recorriéndole el cuerpo,
“carajo,
no tiene piernas”,
y se retirarán veloces
como queriendo olvidar
lo que vieron.
Un tipo alto se le acerca
“¿Qué querrá este canalla?”
Él la invita a bailar.
¡Por fin alguien la ve!
Ella siente chocar
contra la pata de su asiento
un palo.
Es un bastón, claro, él es ciego.
Ella se balancea acompasada,
entre los brazos fuertes
del invidente,
entre los brazos fuertes
del visionario.

Madrid, 21-22 de julio de 2007.
Imagen: Renè Magritte. The great war
Anuncios