Nada podría retratar mejor las entrañas de Garum que las dos palabras que utiliza el catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Murcia y Patrono de la Fundación Cultural Miguel Hernández, Francisco Javier Díez de Revenga, para enmarcar este artículo en La Opinión de Murcia: La vehemencia visceral.
Con pasión por separar lo imprescindible de la vida (el Hallec), de lo accesorio (el Liquamen), todos los versos de este libro se dirigen hacia los mismos rostros: los que formaron parte de esta salsa vital formada por mujeres que nacen en Nigeria, Alabama, Córdoba, Venecia o Madrid. Desde estas páginas aviso a sus memorias, las intento dignificar y airearlar para que no enmudezcan. Una obra de restauración en la que adivinar el primitivo dibujo del pintor. Nada fácil tratándose de silencios y de caras que se agrupan en el collage de esta especie de Arcimboldo.

Anuncios