Etiquetas

, , , , , ,

Joao Lauro Fonte

Joao Lauro Fonte

Ella siempre dudó entre ser mujer u olivo.
Cada año, tras el vareo, le nacían hijos arbequinos, de cuyas gargantas brotaba un llanto aceitoso que ella devoraba en su pan.
A veces dudaba si beber el agua, si no secarse las raíces y quedar muerta para que las redes se marcharan a otros predios y ella quedara estéril, bronca, huera.
Pero volvían los hombres y sus necesidades y a ella le brotaba el manantial debajo del granado suelo y se desparramaba en un quiero y no debo de ayuntarse el deseo y la rabia.
Y con las hojas como laureles sobre la cabeza volvía a maldecir a otro hijo oleoso y lunar, mientras las garrafas esperaban devorar lo parido, sudando la cerámica pintada y dejando un charco añil entre tanto verde, verde, verde.

Anuncios